Excursión geológica Sierra de Chiapas

 

Los días 10 y 11 de noviembre se llevó a cabo la excursión Geológica a la Sierra de Chiapas organizada por la Delegación Villahermosa. La logística estuvo a cargo de los Ingenieros Juan Ramón Grimaldo Ávalos y Ernesto del Ángel. Fue guiada por los Ingenieros Juan Ignacio Juárez Placencia y Fernando López Arriaga y contó con la participación de 30 personas entre profesionistas y estudiantes de 3 Delegaciones AMGP e invitados de compañías de servicio.

En palabras del Ing. Ernesto De Ángel, presidente de la Delegación, la excursión tuvo como objetivo “Observar y describir las unidades litoestratigráficas comprendidas dentro de la columna tipo de una porción de la Sierra de Chiapas, con edades que van del Pérmico-Triásico al Mioceno, buscando identificar los elementos del sistema petrolero relacionados con la misma.”

La Sierra de Chiapas está ubicada al sureste de México, con una superficie aproximada de 73,724 km2, abarca porciones de los estados de Chiapas Veracruz, Tabasco y Oaxaca. Por el norte limita con la Planicie Costera del Golfo, por el sur con la Planicie Costera del Pacifico; al occidente, la Sierra termina en la Depresión Ístmica y por el sureste entra en la República de Guatemala, siendo interrumpida por la Falla Polochic a inmediaciones de nuestra frontera.

Tectónicamente, la Sierra de Chiapas se encuentra en el extremo suroriental de la Placa de Norteamérica, limita al SW y al SE con las Placas de Cocos y del Caribe respectivamente. Está dividida en varias provincias tectónicas que han sido denominadas como sigue: Provincia de Fallas de Transcurrencia, Provincia de Simojovel, Provincia de Miramar, Provincia de Yaxchilán y Macizo de Chiapas.

Su historia geológica se relaciona con la apertura del Golfo de México, el desplazamiento del Bloque de Chortis y, especialmente los eventos compresivos de la Revolución Laramide y la Orogenia Chiapaneca durante la cual culmina su levantamiento y se desencadena la denudación de los depósitos terciarios que rellenan las Cuencas del Sureste y la actual Planicie Costera del Golfo de México.

La excursión incluyó 10 afloramientos localizados sobre la autopista Coatzacoalcos - Tuxtla Gutiérrez - San Cristóbal de las Casas y la carretera Francisco I. Madero – Lázaro Cárdenas.

El primer afloramiento está ubicado la entrada al poblado Francisco. I. Madero donde los Ings. Fernando López Arriaga y Juan Ignacio Juárez Placencia dieron una plática introductoria en la que compartieron sus conocimientos respecto a los eventos que desarrollaron la Sierra de Chiapas y la composición del marco geológico regional actual.

En este primer afloramiento fue posible observar el complejo ígneo y metamórfico que conforma al basamento económico de edad Pérmico-Triásico de la columna sedimentaria de la Sierra de Chiapas. En el área fueron visibles rocas graníticas y granodioritas masivas con intenso fracturamiento y emplazamientos de diques de aplita.

Los siguientes cuatro afloramientos se encuentran sobre la carretera Francisco I. Madero – Emiliano Zapata, donde se ascendió estratigráficamente en la columna, fue posible observar con gran detalle las características sedimentarias, estratigráficas y litológicas de la formación Todos Santos (Jurásico Medio) y 2 de los tres miembros de la formación San Ricardo (Jurásico Superior – Cretácico Inferior).

La Formación Todos Santos está constituida por rocas sedimentaria continentales de carácter aluvial y fluvial, de coloraciones rojizas. Su base la comprenden conglomerados polimícticos rojizos que alteran a rojo y negro, subredondeados a subangulosos, con fragmentos de composición granítica, cuarzos, aplitas y escasos fragmentos de andesita, de tamaños variables de 2 mm a 15 cm, en una matriz arcillo - arenosa; dispuestos en capas delgadas a masivas (30 cm a 2 m); en partes, con estratificación cruzada, fracturas rellenas de cuarzo y gradación normal en los granos. Presenta pequeños canales amalgamados, rellenos de areniscas de grano grueso a medio.

Hacia su cima se tiene una secuencia arcillo - arenosa, con intercalaciones de conglomerados finos color rojo de fragmentos subredondeados y angulosos de cuarzo, líticos ígneos y metamórficos de 2 mm a 5 cm, en capas de hasta 40 cm con estratificación cruzada y gradación normal. Transicionalmente, cambia a cuerpos de arenas blancas, en alternancia con horizontes carbonatados y bentoníticos del miembro inferior de la Formación San Ricardo.

La Formación San Ricardo (Jurásico Superior – Cretácico Inferior) en esta zona, generalmente está compuesta por dos miembros: El Inferior, de constitución calcárea y el superior, de constitución areno - limolítica. Pero en el área del Rio Negro - Estoracón - Santa María, localizada al NW de Cintalapa, presenta tres miembros: el inferior de facies carbonatada, el intermedio de facies arcillo - margosa y el superior de facies areno - limolítica.

El Miembro Inferior en su base es transicional con los lechos rojos de la Formación Todos Santos. Su base la constituyen, arenas con matriz carbonatada color blanco de estratos de 20 cm, que cambian transicionalmente a capas calcáreas de grainstone a wackestone de bioclastos, peletoides y pellas fecales (Favreina sp.), de color gris que intemperizan a crema. En partes, presenta carpetas de algas con espículas y placas de equinodermos, bioturbación, y lentes recristalizados; con estratificación delgada a masiva de 20 cm a 2 m de espesor e intercaladas con lutitas gris verdoso en horizontes de 20 a 50 cm.

El miembro Medio o Margoso aflora únicamente en el camino Estoracón – Santa María y en los cortes del Río Negro. Su espesor promedio es de 40 m y está constituido por margas de color marrón que intemperizan a color ocre, con lentes y horizontes de foraminíferos bentónicos, pelas y fragmentos de gasterópodos.

La cima de la Formación San Ricardo la constituyen areniscas de grano medio a grueso, de color café al fresco y rojo al intemperismo, en una matriz arcillo - calcárea con granos de biotita; estratificadas en capas medianas y gruesas de .50 a 2 m, presentando en la parte media, capas de 10 a 50 cm de espesor, intercaladas con limolitas rojas con estructuras sedimentarias laminares ligeramente calcáreas, calcos de carga, acuñamientos y bioturbación.

En el afloramiento número 6 fue posible observar un cambio de facies hacia la base de la Formación San Ricardo a cuerpos de areniscas con desarrollo de yesos y anhidritas cerca del puente de las Flores en la Autopista Tuxtla Gutiérrez-Arriaga.

La asistencia de asociados de gran experiencia permitió complementar lo expuesto en los afloramientos. El día concluyó en San Cristóbal de las casas con un recuento sobre lo observado y una breve introducción de los afloramientos por visitar al siguiente día.

El domingo dieron inicio las actividades de campo con el séptimo afloramiento, sobre la autopista San Cristóbal – Tuxtla. En este fue posible observar a la Formación Angostura de edad Cretácico Superior, la cual está constituida por sedimentos carbonatados de litológicas propias de rocas de aguas someras, en ambientes de alta energía, lo que dio origen a grainstone y packstone, de intraclastos, fragmentos biógenos y peletoides, y packstone de intraclastos y fósiles bentónicos. En partes hay dolomitización y muchos de los fragmentos biógenos están micritizados. La estratificación es en capas de 1.0 a 1.7 m. 

La relación estratigráfica entre rocas del Cretácico Superior y del Paleoceno en la SCH ha sido discutida en diferentes trabajos. Algunos geólogos consideran que el contacto es transicional y concordante, otros han encontrado que en la porción central de Chiapas el contacto es una discordancia angular, y que en la columna del flysh de la Formación Soyaló existen conglomerados cuyos componentes proceden de la erosión de carbonatos de la Formación Ocozocoautla.

Esto sugiere que al finalizar el Cretácico se formaron bloques basculados probablemente limitados por fallas heredadas del rift. Algunos de los bloques fueron sometidos a erosión y como consecuencia el terciario los cubrió mediante una discordancia angular.

Este es un afloramiento ideal para hacer estudios de fracturas sobre el “pavimento” y fue gracias a la Ing. Norma Oláez Ahedo que se pudo ahondar en el tema enfatizando en la metodología para la identificación y caracterización de fracturas, así como en la importancia de su presencia en yacimientos carbonatados naturalmente fracturados.

En el afloramiento 8 se analizó la Formación Cantelhá (Cretácico Medio), sobre la autopista Tuxtla Gutiérrez – Coatzacoalcos.  La Formación Cantelhá es una secuencia de dolomías de colores claros, generalmente en tonos cremas, bien estratificadas en capas de 0.5 a 1.0 m, de apariencia laminar y con porosidad visible en muestra de mano. Debido a la dolomitización, no es común encontrar fósiles en estos estratos, razón por la cual su edad ha sido establecida por su posición estratigráfica. Aquí es posible observar también intrusiones de calcita y presencia de estilolitas.

El noveno afloramiento se ubica a orillas de la presa Malpaso, es un conglomerado polimíctico gris oscuro con fragmentos de dolomías, carbonatos, pedernal, granito, lutitas y cuarzo en matriz arcillo-arenosa, angulosa a subredondeada, con gradación normal, estructuras en flama y de carga. Representa las facies sedimentarias B y C de Mutti. Se identifican surcos por erosión de flujo, estratificación cruzada, gradación normal, estructuras de flama, de almohadilla o encapsulado. Facies de aguas profundas rellenando canal. Se trata de depósitos del Oligoceno.

El último afloramiento visitado consiste de alternancias de horizontes de arenisca de cuarzo compactas de color café claro, limitadas en su parte basal y superior por secuencias de arcillas de color gris claro.  Se observan canales amalgamados y son facies turbidíticas de edad Mioceno.

El comité organizador de esta excursión hace un atento reconocimiento a todos quienes la hicieron posible y en especial al Ing. Fernando López Arriaga, quien con actitud proactiva y actitud solidaria fue benefactor en gran medida para que el viaje fuera posible de mejor manera.

Parte de sus aportaciones fueron las imágenes satelitales trabajadas y acopladas para poder ver las estructuras y afloramientos en 3D por medio de lentes especiales (rojo y azul), mismas que formaron parte de los anexos del libreto guía y de las cuales se muestras un ejemplo.

 

 

Noticias más leídas